Inbound Marketing

Inbound Marketing

Inbound Marketing

El hoy cofundador de Hubspot, Brian Halligan, hace 10 años hizo referencia a un término que hoy en día está en boca de todos los profesionales del Marketing: Inbound Marketing. El Inbound Marketing es en palabras del propio Brian “hacer que el usuario encuentre a la empresa en vez de que sea la empresa el que le busca permanente, a diario”. Los que nos dedicamos a esta profesión vemos el Inbound Marketing como una filosofía a implantar y seguir en todas las empresas, una metodología que la empresa debe de cumplir para aumentar el rendimiento de sus inversiones y aumentar la fidelidad de sus clientes.

¿Cómo surgió esta filosofía? El Inbound Marketing es un concepto opuesto al acuñado para definir a las estrategias más tradicionales del Marketing y llamado “Outbound Marketing”, donde las empresas lanzaban campañas y campañas directamente a los usuarios para captar su atención rápidamente y ejecutar la acción de compraventa. Durante el paso de los años de este nuevo milenio, las personas han cambiado sus hábitos de consumo y sus preferencias de compra, sus necesidades y deseos, por lo que tanto los productos y servicios así como la forma de llegar a ellos por parte de las empresas ha de ser diferente también. El nuevo consumidor ha cambiado su proceso de selección y de compra, desde los fundamentos de la publicidad tradicional, ya que este tipo de vertiente no le aporta ningún valor. Es decir, el consumidor quiere algo más que un simple anuncio, quiere una experiencia y una relación más directa e intensa con la marca.

De estas premisas nace la filosofía del Inbound Marketing, para crear relaciones más duraderas y con un canal de comunicación bidireccional entre empresa y consumidor, donde ambos interlocutores se vean beneficiados. En comparación con el marketing tradicional y con las estrategias denominada “Outbound Marketing”, se trata de un marketing mucho más personal y social, donde las redes sociales, los blog, artículos de opinión, el SEO y las Landing Page tienen mucho más peso y son más rentables que los anuncios en televisión, prensa o telemarketing. ¿Por qué? Simplemente porque tiene un enfoque no invasivo para el usuario, basándose en contenidos enviados a los consumidores de manera adecuada en tiempo y forma, y que además se dirigen a las personas adecuadas.

El marketing de las organizaciones del siglo XXI debe pues de ofrecer valor a los usuarios y clientes, en caso contrario estará perjudicando a su imagen de marca, con la posible consecuencia de perder clientes y no generar otros nuevos. Esta generación de valor tiene que basarse en la generación de contenido, un contenido que tiene que ofrecer al receptor un aprendizaje, un entretenimiento o un empoderamiento. El contenido tiene que ser (1) específico y cumplir con las expectativas de sus clientes y (2) personalizado, siendo lo más adaptable posible a cada usuario. Si las empresas son capaces de crear contenidos de valor y a la altura de las expectativas de los usuarios y clientes, las empresas serán capaces de captar y fidelizar a un mayor número de clientes, que serán mantenidos en sus bases de datos con el fin de obtener rentabilidades de los mismos mediante la adquisición de servicios y/o productos.

Anuncios