E-commerce

e-commerce

E-Commerce

Las empresas tradicionales están incrementando cada año más su actividad en internet, empresas pertenecientes no solo al sector retail, sino a otros muchos pertenecientes al sector servicios e incluso al sector primario o secundario, gracias a herramientas que favorece en B2B. Sectores que parecían que no implantarían este tipo de venta dado el riesgo en seguridad como el sector bancario, son hoy en día pioneros en estos servicios en base a fuertes inversiones en innovación; otras empresas como las de moda y complementos alternan aperturas de nuevas tiendas localizadas en lugares estratégicos con su apuesta por la venta digitalizada. La apuesta por el e-commerce ha provocado incrementos en los márgenes de los beneficios, mayores aumentos de ventas y campañas de marketing adaptadas tanto al contenido como al público objetivo al cuál se dirigen.

El e-commerce o comercio electrónico es la práctica de compra-venta de bienes y servicios, o la transmisión de fondos monetarios o datos, a través de una red de trabajo electrónica, predominando internet como canal de venta. Gracias a internet, el e-commerce puede ser usado desde una gran variedad de aplicaciones, como el email, los catálogos online, carritos de compra, EDI o FTP (File Transfer Protocol). Los beneficios del e-commerce incluyen entre otros la disponibilidad de los productos las 24 horas, la disponibilidad de un gran rango de productos y servicios, fácil accesibilidad y cobertura internacional.

A pesar de las muchas ventajas que reporta el comercio electrónico o e-commerce, no todo son efectos positivos los que conlleva consigo la adopción de esta estrategia de venta. Por ejemplo, empresas como Frank and Oak o ModCloth diseñan y distribuyen sus propios productos, eliminando varios niveles de distribuidores e intermediarios entre el fabricante y los clientes, vendiendo directamente sus productos con los ahorros substanciales que ello supone en costes de producción y distribución. Lejos de avistar un fin inmediato o cambio de tendencia, el comercio electrónico continua extendiéndose por todo el mundo y entre todas las empresas, redefiniendo las estrategias de las empresas más tradicionales en términos de relación y experiencia con los clientes, los distribuidores y resto de grupos de interés. Todo ello conlleva una fuerte presión competitiva que hace que las empresas tradicionales, a pesar de que sus directivos sean más reacios al uso de las nuevas tecnologías, adopten internet como medio de venta si desean sobrevivir en los mercados actuales y competir con las nuevas empresas denominadas global born y e-commerce.

Anuncios